LA VIRGEN DE GUADALUPE, REINA DE LOS MARES.


La Virgen de los mares es uno de los símbolos convertido en uno de los más famosos, cual fue sumergida en el año de 1958 en las aguas salinas del Puerto de Acapulco.
Amelia Sodi de Palladares

Que gracias a la señora Amelia Sodi de Palladares quien era una mujer rana de la Ciudad de México, que después de sufrir un problema con su tanque de oxigeno y apunto de perder el conocimiento en las playas de Acapulco en la piedra de Yerbabuena, invoco a la Virgen de Guadalupe, y cuando ella salió a flote pasaba milagrosamente por el lugar una embarcación con la imagen de la Guadalupana al igual que el nombre de la virgen, quienes le brindaron ayuda para después ser atendida de inmediato.

Encontrándose la señora Sodi en la Ciudad de México, comenzó a narrar la historia a sus amistades y familiares, es así como sugirió la realización de una escultura de la Virgen de Guadalupe y, que fuera colocada en el fondo de los mares del Puerto de Acapulco, para que así protegiera a los hombres rana y a toda gente que trabajara y expusiera su vida en el mar.

Para que todo fuera cumplido, convocó a todos los escultores de México para que presentaran un proyecto sobre la Virgen del Mar, siendo así Armando Quezada Medrano el elegido para llevar acabo tan mas relevante imagen. Después de terminar la ya mencionada obra, la señora Sodi la autora del proyecto se entrevistó con el Arzobispo primario de México, Miguel Darío Miranda y con el Delegado Apostólico de México, Luigi Raimondi, para proponerles que la imagen de María de Guadalupe, se adentrara a las agua oceánicas, siendo la primera en ser sumergida en toda América.

La Fiesta Guadalupana En Acapulco

Una vez ya lograda la autorización de la Iglesia Católica en México, se procedió a llevarla al Puerto, la cual fue escoltada hasta Acapulco por una gran caravana de autos, y a su arribo fue velada en la parroquia de la Soledad, justo el 12 de diciembre de 1958, en seguida de la misa, saldría en los hombros de varios miembros del Club de Hombres Rana, hasta los muelles donde fue colocada en un lanchón que la llevo hasta el sitio de la Yerbabuena siendo así escoltada por alrededor de 100 embarcaciones y en el aire se lanzaban cohetes multicolores de esta fiesta de corazón y del alma que guadalupano, que incluso hubo aviones de la Fuerza Aérea Mexicana para darle mayor formalidad y grandeza al evento de todos los porteños.

Y fue así que por 44 años permaneció en ese lugar, hasta que, por el desgaste del tiempo y las fuerzas marinas, tuvo que ser sustituida por otra pieza, y la virgen original se encuentra en la parte superior rodeada por una concha madre color verde con dorado.

La ahora imagen que se encuentra sumergida actualmente en las aguas salinas fue bendecida por el Papa Juan Pablo Segundo en su quinta visita a México. Es uno de los atractivos del puerto de Acapulco que obliga a todos los turistas y acapulqueños a visitar esta parte de la playa, en una mezcla de diversión y a la vez recibiendo bendiciones de la Virgen de los Mares.

Podría también gustarte...